España en el LHC

Tras un primer periodo (1961-1968), España volvió a ingresar en el CERN como miembro de pleno derecho en 1983. Los 20 Estados miembros que componen el CERN contribuyen a su presupuesto con una cuota fija en función de su PIB. España es el quinto contribuyente detrás de Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, con una cuota del 8,53% del total para 2013.

ATLAS y CMSALICE y LHCb

La Física de Partículas en España ha experimentado un importante desarrollo en las últimas décadas coincidiendo con la vuelta al CERN. En la actualidad hay más de 500 científicos, ingenieros y técnicos españoles en el mayor laboratorio de Física de Partículas del mundo entre personal de plantilla, asociados, colaboradores y estudiantes. 200 científicos y técnicos españoles participan en el LHC y sus principales experimentos (ATLAS, CMS, LHCb y ALICE). También hay una importante presencia española en otros experimentos del CERN como ISOLDE, nTOF, y en experimentos reconocidos por el CERN como AMS

La participación de los grupos de investigación españoles en el LHC cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de I+D+i del Ministerio de Economía y Competitividad a través del Programa Nacional de Física de Partículas, y del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), proyecto Consolider-Ingenio 2010 gestionado por el Consejo Superior de Investigaciones Científica (CSIC).

Retorno industrial y participación de empresas españolas en el LHC

La participación en el CERN es una inversión que supone importantes beneficios científicos, tecnológicos e industriales para los Estados miembros. El CERN destina entre el 30 y el 40% de su presupuesto a la contratación de suministros y servicios proporcionados por la industria de los países miembros, porcentaje que se duplica durante la construcción de los aceleradores de partículas. España es el quinto Estado miembro del CERN en retornos industriales procedentes de su participación en el LHC, obteniendo el 6,5% del total de las adjudicaciones. Desde 1998 hasta 2012, las empresas españolas obtuvieron contratos del CERN por valor de 252 millones de euros (fuente: CDTI).

La construcción del LHC representó una oportunidad única para las empresas españolas. Para poder participar en su construcción, tuvieron que desarrollar una serie de capacidades tecnológicas en áreas como criogenia y vacío, superconductividad, control industrial, electrónica de potencia e-infraestructuras, etc., que de otra manera no habrían alcanzado, y que han impulsado su competitividad.

En la construcción y mantenimiento del LHC y sus experimentos participan 70 empresas españolas en diversos ámbitos: el sistema de control de la línea criogénica del LHC fue diseñado por la empresa GTD; los soportes para los dipolos diseñados en fibra de carbono, fabricados por EADS-CASA; las cámaras de vacío, los criostatos del detector ATLAS y los módulos de servicio para la línea criogénica, fabricados por FCM - Felguera Construcciones Mecánicas; la construcción de la caverna en la que se aloja el detector CMS, realizado por Dragados.

Por su participación en el CERN, las empresas españolas se posicionan para participar en otros proyectos internacionales, como el desarrollo de un reactor experimental de fusión nuclear (ITER) o el Observatorio Europeo Austral (ESO). Asimismo, nuevas empresas innovadoras tienen su origen en la investigación y las tecnologías desarrolladas en el CERN: Gnubila, líder en el desarrollo de plataformas tecnológicas para organizaciones en red; Oncovision, empresa de visión molecular aplicada a las Ciencias de la Salud; o ALIBAVA, dedicada al diseño y fabricación de sistemas electrónicos para detectores de radiación. Además, la presencia española en el CERN coloca a empresas en una posición ventajosa para futuros proyectos como el acelerador lineal internacional (ILC/CLIC).